"Este artículo fue publicado en la edición 102 de la revista digital 
Guayoyo En Letras / Sección: Qué ver, leer o escuchar / Escrito por: Stefania Gil"



Superstición, según la Real Academia Española es: una creencia extraña a la fe religiosa y contraria a la razón; fe desmedida o valoración excesiva respecto a una cosa.
La superstición es de origen oriental y más tarde fue adoptada por los Romanos, quienes sudaban y se angustiaban cuando estallaba una tormenta permaneciendo en sus casas acurrucados y con la cabeza cubierta por un trozo de tela. A cada relámpago que percibían silbaban para conjurar los desatados espíritus.
En el Antiguo Imperio, miles de supersticiones limitaban la vida cotidiana. Nadie se cortaba las uñas si era día de mercado o cuando se viajaba por mar, entre otras cosas.
Y así hemos llegado a la actualidad, en la que a pesar de vivir rodeados de tecnología, todavía mantenemos la superstición viva entre nosotros.
Todavía creemos que si nos vemos en un espejo roto llamaremos a la mala suerte durante siete años. Sin contar las tan conocidas supersticiones del famoso gato negro, pasar debajo de una escalera, el martes 13, tocar madera, pasar saleros de mano en mano, etc.
El otro día en la librería me encontré con un libro bastante peculiar que se llama “El libro de las 1000 supersticiones” de Ediciones Servilibro y mi vena mística me obligó a comprarlo. Es muy interesante e incluso divertido, fácil de leer, está ilustrado lo que lo hace más ameno y además, se divide en secciones: Objetos, Animales, Mundo Vegetal, Astrología, Meteorología, Colores, Minerales, Numerología, Actos Humanos, Brujas y Demonios, Cuerpo Humano y Alimentos.
Aquí algunas de las Supersticiones:
“Nunca deben dejarse las tijeras con las cuchillas abiertas, ya que atraen hambre y miseria”
“Si dejamos olvidado un paraguas o sombrilla en algún lugar, tendremos una sorpresa agradable”
“Si dejamos nuestra cartera o bolso depositado en el suelo, haremos que nuestro dinero se vaya”
“Si se colocan alfileres nuevos dentro de los zapatos, al pisarlos se quita el mal de amores”
“Dejar un vaso de agua debajo de la cama servirá para recoger lo malo que pueda haber en nuestra casa”
“Ponerse el zapato izquierdo antes que el derecho es de mal agüero”
“Ver una araña al mediodía es anuncio de alegría próxima”
“Una pata de conejo colgada en la cuna o en el cochecito de un niño le dará buena suerte”
“Trae mala suerte encontrarse una pluma de cuervo y llevarla a casa”
“Quien pise la cola de un gato deberá escupir, porque en caso de no hacerlo no se casará”
“Si salimos de viaje no debemos regresar a buscar algo que se nos haya olvidado, ya que es un mal presagio”
El ser humano, sin importar en que época se encuentre, siempre intentará descifrar lo que el destino le depara a través de los sueños o de los sucesos diarios, los considerará mensajes del más allá y dependiendo de cómo ocurran serán interpretados como: de buena Suerte o de Mala Suerte.
Y tú, ¿crees en las supersticiones?

Read More

"Este artículo fue publicado en la edición # 101 de la revista digital Guayoyo En Letras / Seccion: Que ver, leer o escuchar / Escrito por: Stefania Gil"

Esta novela escrita por Cynthia Hand, es la primera entrega de una trilogía y cuenta la historia de Clara, una joven de dieciséis años que de un día para otro se entera de que por sus venas corre sangre de Ángel. Su madre, que es mitad Ángel, será quien le enseña a Clara todas las cosas que debe saber para poder cumplir con su designio, ya que todos los Ángeles tienen un designio que cumplir en la tierra.
Clara, la protagonista y la que narra toda la historia, es una joven con sus cambios hormonales (típicos de la edad) pero sin excederse. Por fin me topo con un personaje adolescente y sobrenatural que tiene los pies puestos sobre la tierra y que además, se comporta más como Ángel que como adolescente hormonal. Eso es un punto a favor de la autora porque realmente logró un equilibrio positivo. Y no solo ocurre con la protagonista, los demás personajes son sólidos, equilibrados y divertidos.
El Designio del Ángel es una novela juvenil, que tiene un poco de romance, aventura y misterio.

Aquí les dejo la sinopsis:

“Soy Clara Gardner. Soy un ángel. Y debo cumplir mi designio. 
Clara es mitad ángel y mitad humana. Pronto llegará el día en que, como criatura sobrenatural, deberá cumplir su designio, aunque eso la lleve a tener que elegir entre su destino y su corazón.
“Al principio veo a un chico entre los árboles. Es más o menos de mi edad, a medio camino entre la infancia y la madurez, quizá tiene sólo diecisiete años. Sólo le veo la nuca, el pelo negro rizado y húmedo que se le pega al cuello. Una extraña luz naranja cubre el cielo por el este. Un fuerte olor a humo. Avanzo un paso hacia el muchacho. La tierra cruje bajo mis pies. Él me oye. Empieza a darse la vuelta. Un segundo más y veré su cara. Es entonces cuando la visión me abandona. Parpadeo, y todo desaparece.”

El Designio del Ángel es una novela juvenil que me gustó mucho, tanto, que al llegar al final me quedé con muchísimas ganas de leer mas… espero que la continuación se tan buena o mejor que esta y como siempre, que llegue rápido a nuestras estanterías.




Read More


Este artículo fue publicado en la Edición # 100 de la Revista Digital 
Guayoyo En Letras / Sección: Qué ver, leer o escuchar / Escrito por: Stefania Gil

Para celebrar esta edición tan especial de Guayoyo En Letras, he decidido reseñarles una novela romántica que lleva por título Café y Martinis y su autora, es cien por ciento venezolana. Cosa que me llamó mucho la atención porque es raro encontrar una autora venezolana que escriba novelas románticas del subgénero Chic-lit y más, cuando son operas primas. Pero ya ven, nada es imposible y al parecer nuestros autores se están abriendo un espacio en las estanterías.
Café y Martinis escrita por Helena Moran-Hayes cuenta la historia de Alana, una mujer de 30 años independiente, madura, segura de sí misma, rebelde y un poco terca que decide dejarlo todo en su país y marcharse a vivir a Londres, su lugar favorito en el mundo. Allá cuenta con Kara, vieja amiga del colegio, quien la ayuda a instalarse y hasta le consigue trabajo en su misma compañía.
Todo empieza a transcurrir perfectamente para Alana desde el momento en que pisa Londres. Le va muy bien en su trabajo, se muda sola, hace nuevos amigos y hasta encuentra lo que ella cree que es el verdadero amor de su vida: Nathan. Ella se empeña en pensar que está enamorada de él, hasta que en una noche de copas locas y gracias a unos cuantos Martinis, conoce a Ian y su visión del “amor verdadero” cambiará por completo.
A medida que nos adentramos en la lectura vamos conociendo a Alana y a sus mejores amigas. Luego de leer varios capítulos de la protagonista y sus cosas, de repente, nos encontramos con un capítulo dedicado a alguna de sus mejores amigas, o como ella misma las llamaría “Hermanas por Elección”(Kena, Vanessa, Valentina, Agatha y Pia). Es maravillosa la forma en la que nos desconectamos de la vida de la protagonista para centrarnos en la vida de alguna de sus amigas, y es la misma Alana, la que te cuenta cómo se conocieron, qué las ha hecho mantenerse juntas, cómo ha sido la vida amorosa de sus amigas y qué las llevo a formar parte del selectivo club de las “Hermanas por Elección”.
Los personajes de esta historia son sólidos, cada unos tiene sus características propias, las cuales te permitirán elegir a tu favorito. Para mí, Ian es mi favorito… es un personaje espontaneo, ocurrente, simpático, enigmático, inteligente y le encanta darle a Alana sorpresas encantadoras… es todo un príncipe azul. De sus amigas, puedo decir que todas me encantaron, son tan reales que te aseguro encontrarás características similares de esos personajes en tus propias amigas.
Café y Martinis es una novela romántica, fresca, divertida y cargada de muchos sentimientos, tantos, que en algún momento se te saldrán algunas lagrimitas. No solo encontrarás una gran historia de amor, si no también, encontrarás a cinco amigas que están dispuestas a apoyarse mutuamente sin importar la distancia que las separa.
Esta fabulosa historia la pueden encontrar en dos versiones: en PDF a través de la página de la editorial “Editora Digital” o en Kindle a través de Amazon.com.
Crucemos los dedos para que pronto la publiquen en papel** y podamos encontrarla fácilmente en cualquier librería del país.
Si quieren saber más sobre esta autora venezolana pueden visitar su blog www.escribirtodaunaaventura.blogspot.com y su cuenta en Twitter es @OhHelenita
Ojalá que sean cada vez más los autores venezolanos que salen del anonimato con nuevos géneros y buenas historias en sus manos.
**Café y Martinis a la fecha ya está disponible en version impresa (Papel) a través de Amazon.com, aquí les dejo el enlace: Cafe y Martinis en PAPEL


¡Hasta la próxima edición!

Read More

Este artículo fue publicado en la edición # 99 de la revista digital Guayoyo En Letras / Sección: Qué ver, leer o escuchar / Escrito por: Stefania Gil 


“Manual de urbanidad y buenas costumbres para uso de la juventud de ambos sexos. Precedido de un tratado sobre los deberes morales” ese era el título original que le dio su autor: Manuel Antonio Carreño, y que hoy en día lo conocemos como el famoso “Manual de Carreño”.
Se publicó por primera vez en 1.853 y fue un libro bien recibido por los círculos más selectos de la sociedad caraqueña, porque por fin, los padres contaban con una poderosa herramienta para educar a sus hijos con las mejores costumbres para que pudieran desenvolverse dentro de la sociedad como individuos bien educados.
Tanta fue la influencia que tuvo esta publicación en su época, que para 1.855 el Congreso Nacional de Venezuela recomendó su uso para todos los ciudadanos.
No les voy a decir que es un libro divertido, porque realmente es tedioso, son muchas normas y reglas que hay que aprenderse pero, sin duda, es una obra que hay que leer. Carreño, en su manual, te enseña desde las normas básicas del arreglo y aseo personal hasta cómo debes escribir una carta.
A veces me gustaría tener una máquina del tiempo y poder ser testigo del comportamiento de la antigua sociedad caraqueña regida bajo los consejos de Carreño. Aquella época ha debido ser una de las mejores para desenvolverse de la manera correcta dentro de la sociedad.
Claro, las cosas van cambiando y evolucionando a medida que el tiempo avanza y nos modernizamos, entiendo que haya algunas normas que puedan cambiar o mejor dicho, ajustarse a nuestros tiempos. Pero, y seamos honestos, hoy en día  simplemente no nos interesa lo que opine la sociedad y es realmente lamentable que se hayan perdido los valores, principios y costumbres más importantes y que son para mí, las bases de una sana convivencia en sociedad.
 Lo vemos en el día a día: la poca cordialidad que hay entre la gente en la calle, la forma en la que se visten algunas mujeres (que nunca he podido entender porque siempre quieren vestir dos tallas menos), o aquellas que se pintan las uñas a la francesa con la raya en vez de blanco, de color negro. Peor aún, los hombres que van escupiendo por la calle cuando van caminando y ni hablar, de aquellos que se tapan con un dedo uno de los orificios de la nariz esparciendo por doquier sus porquerías… ¡eso lo he visto también en mujeres!
Los malhablados, los maleducados, los que no tienen un mínimo de consideración por las personas de la tercera edad en un autobús o en el metro, lo mismo con las mujeres embarazadas. La falta de respeto, paciencia, la hostilidad y la falta de interés es lo que nos ha llevado ser la Venezuela que somos hoy en día.
El cambio que necesitamos para convertirnos en una gran nación empieza por la educación que tenga cada individuo y a mí parecer, nosotros estamos muy lejos de lograr un cambio. Los colegios deberían incluir tan importante obra como una materia más, o por lo menos, como un libro de cultura general en cambio de hacer leer Doña Bárbara, Cien años de soledad o aquellas obras que son clásicos de la literatura, pero que no dejan mensajes educativos que esas nuevas generaciones puedan usar para desenvolverse de manera respetuosa y cordial en la sociedad.
Con todo el respeto que se merece Manuel Antonio Carreño, opino que la naturaleza es sabia porque permitió que este ilustre personaje viviera en una época de antaño, si regresara a la vida y viera en lo que nos hemos convertido como sociedad, se llevaría una gran decepción.


¡Hasta la próxima edición!
Read More