Este artículo fue publicado en la Edición # 87 de la Revista digital www.guayoyoenletras.com / 
Sección: Qué ver, leer o escuchar / Escrito por: Stefania Gil


Hasta ahora los artículos que les he presentado son reseñas de los libros que me han gustado bastante. Hace algunos días pensé en que también sería justo presentarles de vez en cuando, un artículo dedicado a aquellos libros que resultaron difíciles de leer para mí, al punto que he llegado a considerarlos “no tan buenos”.
La mayoría de los lectores empedernidos dicen que los libros deben leerse completos, a pesar de que la historia no sea tan buena como pensábamos.
Confieso que jamás he podido cumplir con ese lema, lo que me llevaba a hacerme sentir mal, pensando que era una persona poco constante, que simplemente cuando no me gustaba algo, lo dejaba.
Hasta que un día leí que Stephen King, quien además de escritor es un lector empedernido, con un promedio anual de 80 libros leídos, así como lo leen, 80 libros al año, y el mismo considera que "la vida es demasiado corta para perder el tiempo leyendo libros malos".
En efecto, opino igual y me relaja saber que no es un problema de constancia.
En cuanto abrimos un libro y leemos las primeras 10 páginas, sabemos si va a ser una buena historia o no. En muchas oportunidades insistí en leer un poco más, para ver si dándole otra oportunidad quedaba enganchada de alguna manera. Ya no lo hago más. Ahora, si en un principio no hay nada atractivo que me enganche, dejo el libro y tomo otro.
No sé si es propio catalogar ciertos libros como malos, después de todo... “Entre gustos y colores...” Pero puedo darles un breve paseo por los libros que a mi parecer, han sido aburridos y quizá malos.


Y aquí empiezo con uno que nunca entendí, ¿Qué llevó a Stephenie Meyer a escribir “La Huésped”? Una historia de 800 páginas, de las que si leí 200 fueron muchas, y que hoy en día cada vez que veo el libro, ¡Quiero meterlo en la parrillera! ¡Santo Dios! Que historia tan pesada, aburrida y lo peor, es que dicen que 100 páginas antes de que se termine el libro, es que se pone buena la cosa. ¿Eso tiene sentido? ¿Escribir tanto para enganchar al lector en las últimas páginas?

Hace algún tiempo vi la película, “La Mujer del Viajero en el tiempo”, y me encantó, descubrí que fue basada en un libro y quería leerlo porque sabía que el libro superaría la película... Un momento, dije ¿sabía? …Realmente, ¡no sabía! En la página 50 del libro, lo abandoné sin mirar atrás. La historia es enredadísima y para mí, muy compleja, porque está narrada desde varios puntos de vista y en diferentes épocas del hombre que viaja en el tiempo, encontrándote capítulos que se titulan "19 de septiembre de 1973 - Henry con 37 años y Henry con 9 años". El próximo capítulo podía titularse: “11 de Mayo de 1985 – Henry con 5 años” así sucesivamente. Al principio obvié los títulos, pensaba que ellos eran los que me confundían, pero luego entendí que no podía sostener el hilo de la historia. 

Otro libro que me quitó la inspiración "Fuera de un Evidente Destino" de Giorgio Faletti ¡Dios mío! ¡Ese escritor describe hasta la cantidad de hojas que posee un árbol! ¡Demasiado para mí! La historia en si no es mala, pero a veces pasaba leyendo 2 ó 3 páginas de descripciones, los personajes no tienen cotidianidad: no tienen necesidades fisiológicas y/o físicas, lo que los hace personajes más irreales que un vampiro o un hombre lobo. Opté por leer solo el diálogo entre los personajes y sin embargo, aun lo tengo entre los libros que probablemente jamás me termine de leer.
Así, hay muchas obras más que nos llevarán al momento de decir "Basta, no lo leo más" y no hay que sentirse mal por eso.
Recuerden que leer es una actividad que además de aportar conocimientos, es una manera de desconectarse del día a día, así que debería ser una actividad que nos divierta y no que nos lamentemos cada vez que veamos el libro.
Un buen libro engancha desde el principio y nos hace desear saber más de la historia. Nada mejor que un libro con pequeños párrafos, diálogos reales, descripciones equilibradas y cotidianidad en los personajes.
Ya saben, no se sientan mal cuando una historia no les atrape, déjenla ir y engánchense con otra.

¡Hasta la próxima edición!






Read More


         La sinopsis de la contraportada del libro dice:

“Cuando la joven estudiante de música Sophie conoce en Salzburgo al virtuoso y enigmático violonchelista Nathanael Grigori, lo que siente es amor a primera vista. Sin embargo, al terminar el vernano él la abandona de forma repentina.
A sophie lo único que le queda es la hija que han tenido en común, Aurora, quien al cumplir los siete años sufre una extraña transformación. Lo que Sophie no sabe es que la niña ha reavivado una antigua lucha entre el bien y el mal…
No en vano Nathanael y Aurora no son seres humanos normales, sino nefilim, inmortales, y deben cumplir una misión secreta”

Los Nefilim son hijos de los Ángeles caídos con humanas, son seres inmortales con poderes sobrenaturales. Se mezclan en la tierra con los humanos y se dividen en dos grupos: los guardianes y los awwim, los buenos y los malos respectivamente.
De la historia en sí no puedo dar muchos detalles porque es bastante simple y ya la reseña cuenta mucho. No diría que es un libro excelente, pero es bueno. La trama es bastante interesante, te mantiene pegado al libro deseando saber qué viene a continuación. Como en cualquier historia hay personajes que odias, otros que amas. Para mí, Aurora fue uno de mis favoritos. Quizá a Caspar (un awwim) yo lo hubiese hecho más malo, de esos malos que al cerrar el libro dices: “¡Como lo odio!”. El final me pareció un poco predecible y eso, si me decepcionó.
Leah Cohn se estrenó como escritora con esta novela del género juvenil fantástico y actualmente se encuentra escribiendo la segunda parte…
…Ya les contaré qué me pareció cuando la lea.

¡Hasta la próxima!
  
Read More

Artículo publicado en la Edición # 86 de la revista digital www.guayoyoenletras.com / Escrito por: Stefania Gil

…A veces nos empeñamos en buscar la felicidad, sin darnos cuenta, que la tenemos al lado…
Con esta frase le doy inicio a la reseña de esta semana y que, casualmente, va muy acorde a lo que le sucede a Emma, la protagonista de la novela Rosas sin Espinas, el segundo libro de la Saga: Cuatro Bodas, escrita por Nora Roberts.
En este libro, conocemos un poco más de ese cuarteto de súper mujeres y amigas de toda la vida, que dirigen la exitosa compañía de eventos llamada Votos, pero dándole mayor importancia a la vida amorosa de Emmaline Grant.
Emmaline (Mejor conocida como Emma), nació en una familia estable, de muy buenas costumbres y en donde siempre vio amor y respeto entre sus padres. Así, Emma creció soñando con su príncipe azul y además con ese día tan especial para toda mujer: El día de su Boda.
De pequeña solía jugar, casi todos los días, en la casa de Parker (una de las integrantes del cuarteto) a planificar su boda para ese día. Y después de tantos años, sigue en la misma casa, pero no de visita, si no como organizadora de maravillosas bodas en las que despliega su magia con las flores. Sin embargo, a pesar de que ya han pasado muchos años desde que jugaba con sus amigas, Emma no ha perdido su sueño de bailar bajo la luz de la luna en el magnífico jardín, que tantas veces ha decorado para otras novias,  rodeada de flores con su príncipe azul.
Emma es especialista en arreglos florales y ramos de novia y de las cuatro mujeres, es la que mas vida social tiene. Sus amigas consideran que es la “rompecorazones” del grupo ya que, posee un encanto especial para llamar la atención del sexo opuesto. No solo llama la atención, también sabe cómo ir a la conquista y es una experta haciendo de Cupido. Le encanta unir parejas. Y a pesar de haber tenido muchas citas y no faltarle pretendientes, Emma siente que todavía no ha encontrado al hombre de sus sueños.
Hasta que un día ve a su amigo Jack, de forma diferente.
Jack es un hombre encantador y todo un Don Juan. Es el mejor amigo de Del (el hermano de Parker) y por ende conoce a estas encantadoras mujeres desde hace muchos años. Siempre se había sentido atraído por Emma, pero nunca se había atrevido a conquistarla, por respeto a su amigo Del, quien sabía que se molestaría mucho si se enteraba de que estaba saliendo con una de sus hermanas honorarias.
Pero, el destino es quien decide siempre las buenas jugadas en nuestras vidas y es así, como Jack y Emma, un día se ven envueltos en una historia de amor de la que ambos probablemente no quieran escapar.
Hay quienes opinan que este libro es un poco aburrido en incluso predecible, en cambio a mi (y a pesar de que he leído historias de esta misma autora que me parecen repetitivas) me parece que Rosas sin Espinas es una novela fresca, romántica y divertida que de seguro leerás en menos de tres días. Entre suspiros y sonrisas (a veces, carcajadas) y unas cuantas lagrimas que se escapan entre tanto romance, esta historia te sumerge en el maravilloso mundo de la búsqueda del amor ideal y en las vueltas que da la vida.
Ahora me tocará esperar un poco para que a Venezuela lleguen los libros que faltan de esta Saga, “Para Siempre” y “Sabor a ti”, en donde descubriré qué sorpresas le depara el destino a la organizada Parker y a la dulce Laurel… aunque ya tengo algunas pistas de quienes serán las parejas de cada una de ellas.  

¡Hasta la próxima edición!


Read More