El Manual de Carreño - Manuel Antonio Carreño

2 comments

Este artículo fue publicado en la edición # 99 de la revista digital Guayoyo En Letras / Sección: Qué ver, leer o escuchar / Escrito por: Stefania Gil 


“Manual de urbanidad y buenas costumbres para uso de la juventud de ambos sexos. Precedido de un tratado sobre los deberes morales” ese era el título original que le dio su autor: Manuel Antonio Carreño, y que hoy en día lo conocemos como el famoso “Manual de Carreño”.
Se publicó por primera vez en 1.853 y fue un libro bien recibido por los círculos más selectos de la sociedad caraqueña, porque por fin, los padres contaban con una poderosa herramienta para educar a sus hijos con las mejores costumbres para que pudieran desenvolverse dentro de la sociedad como individuos bien educados.
Tanta fue la influencia que tuvo esta publicación en su época, que para 1.855 el Congreso Nacional de Venezuela recomendó su uso para todos los ciudadanos.
No les voy a decir que es un libro divertido, porque realmente es tedioso, son muchas normas y reglas que hay que aprenderse pero, sin duda, es una obra que hay que leer. Carreño, en su manual, te enseña desde las normas básicas del arreglo y aseo personal hasta cómo debes escribir una carta.
A veces me gustaría tener una máquina del tiempo y poder ser testigo del comportamiento de la antigua sociedad caraqueña regida bajo los consejos de Carreño. Aquella época ha debido ser una de las mejores para desenvolverse de la manera correcta dentro de la sociedad.
Claro, las cosas van cambiando y evolucionando a medida que el tiempo avanza y nos modernizamos, entiendo que haya algunas normas que puedan cambiar o mejor dicho, ajustarse a nuestros tiempos. Pero, y seamos honestos, hoy en día  simplemente no nos interesa lo que opine la sociedad y es realmente lamentable que se hayan perdido los valores, principios y costumbres más importantes y que son para mí, las bases de una sana convivencia en sociedad.
 Lo vemos en el día a día: la poca cordialidad que hay entre la gente en la calle, la forma en la que se visten algunas mujeres (que nunca he podido entender porque siempre quieren vestir dos tallas menos), o aquellas que se pintan las uñas a la francesa con la raya en vez de blanco, de color negro. Peor aún, los hombres que van escupiendo por la calle cuando van caminando y ni hablar, de aquellos que se tapan con un dedo uno de los orificios de la nariz esparciendo por doquier sus porquerías… ¡eso lo he visto también en mujeres!
Los malhablados, los maleducados, los que no tienen un mínimo de consideración por las personas de la tercera edad en un autobús o en el metro, lo mismo con las mujeres embarazadas. La falta de respeto, paciencia, la hostilidad y la falta de interés es lo que nos ha llevado ser la Venezuela que somos hoy en día.
El cambio que necesitamos para convertirnos en una gran nación empieza por la educación que tenga cada individuo y a mí parecer, nosotros estamos muy lejos de lograr un cambio. Los colegios deberían incluir tan importante obra como una materia más, o por lo menos, como un libro de cultura general en cambio de hacer leer Doña Bárbara, Cien años de soledad o aquellas obras que son clásicos de la literatura, pero que no dejan mensajes educativos que esas nuevas generaciones puedan usar para desenvolverse de manera respetuosa y cordial en la sociedad.
Con todo el respeto que se merece Manuel Antonio Carreño, opino que la naturaleza es sabia porque permitió que este ilustre personaje viviera en una época de antaño, si regresara a la vida y viera en lo que nos hemos convertido como sociedad, se llevaría una gran decepción.


¡Hasta la próxima edición!

2 comentarios

  1. Completamente de acuerdo, yo soy de México y también veo la falta de educación en la que vivimos y lo peor de todo, es que esto es lo que estamos dejando a las nuevas generaciones. Cuando leo libros de época me encanta el respeto que existe entre ellos, la cordialidad, la forma de vestir (obvio que eso cambiaría en nuestra época) o las cosas sencillas de abrir la puerta el caballero a la dama o bien al caminar, el hombre ir del lado de la calle y la dama en el lado de los edificios. Son cosas tan bonitas y que se han perdido en el tiempo y es tan lamentable y tan censurable. Espero que se pudiera hacer un poco de conciencia y no dejarlo de lado.
    Me gustó mucho la nota, me ha hecho pensar.

    xoxo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabby!

      Asi es, ojala que alguna vez esos valores se puedan recuperar.

      Un abrazo

      Eliminar