Amante Eterno - Hermandad de la Daga Negra - J. R. Ward

No Comments



En Nueva York se sigue librando una lucha mortífera entre los guerreros de la Hermandad de la Daga Negra y los restrictores. En esta segunda entrega titulada “Amante Eterno”, Rhage y Mary Luce serán los protagonistas de una excelente historia de amor.
La Hermandad de la Daga Negra está integrada por unos vampiros bastante particulares, que sufren su transición de humanos a vampiros a los 25 años, su sangre es la más pura de su especie y están gobernados por Wrath, el Rey Ciego. Estos guerreros vampiros protegen a los vampiros civiles de la ciudad, y en algunas oportunidades a los humanos, de las terribles intenciones de los restrictores (sociedad de caza vampiros).
Rhage, mejor conocido como Hollywood, es uno de los guerreros de la Hermandad de la Daga Negra y según cuentan las descripciones… el más hermoso.
“De puro atractivo, parecía romper las leyes de la física. Llevaba su rubio pelo corto detrás y largo por delante. Los ojos, entre verde y azul, eran del color del mar de las Bahamas. Y su cara hacía que Brad Pitt pareciera un candidato a patito feo”
Como vemos es encantador, pero también es inmensamente letal y lleva a cuestas una terrible maldición que la Virgen Escribana le asignó y que le ha servido de mucha ayuda a la hora de matar a los restrictores pero, será un impedimento en los momentos de mayor intimidad entre él y Mary.
Mary es una humana que ha estado enferma la mayor parte de su vida, trabaja en un bufete de abogados y en sus horas libres, atiende llamadas en una línea de prevención de suicidios. Allí es en donde conoce a John Matthew, quien a su vez será el pase gratis a la mansión de la Hermandad y en la cual, Mary y Rhage se verán por primera vez.
En mi opinión, considero que la historia es muy interesante y se deja colar con bastante rapidez. Mis personajes favoritos siempre serán los guerreros, porque actúan bajo una buena causa… cuidar y proteger a los de su especie y a los humanos de los restrictores. Se me hizo un poco tedioso el libro cuando Mary se quedaba enganchada en el tema de que ella era espantosa y no podía entender como Rhage se pudo haber fijado en ella. Es normal que sienta esas inseguridades justo en el momento en el que recae con leucemia, su estado es depresivo y la lleva a tener ese tipo de pensamientos, pero la verdad es que llega un punto en el que se hace pesado, por lo menos para mí. Quizá el problema radica en que estos vampiros son tan seguros de sí mismos, que hacen ver fastidioso a cualquier otro personaje que dude si quiera un poco de sí. La personalidad de Rhage es encantadora, es sarcástico, directo, y como le ocurre al resto de los integrantes de la Hermandad: son despiadados y letales hasta que encuentran a su hembra… con la que pasarán el resto de su vida.
Sin embargo, a pesar de las diferencias en las personalidades de Mary y Rhage, puedo decir que disfruté mucho el inicio de la relación entre ellos, la forma en la que Rhage la conquistaba, cómo se enteró ella de que él es un vampiro y luego, cuando Mary se enteró que Rhage estaba dominado por una bestia.
Sigo insistiendo en que la autora J. R. Ward, se merece el éxito que ha tenido y seguirá teniendo esta saga, los personajes son sólidos, la historia fluye con naturalidad y en cada libro, conocemos a fondo a cada uno de los guerreros de la Hermandad.
En el primer libro quedé profundamente enamorada de Wrath, el Rey Ciego, y aun lo sigo estando, pero sin duda alguna… Rhage logró arrancarme unos cuantos suspiros.

¡Hasta la próxima!

0 comentarios

Publicar un comentario