El Bosque de Hollow - Trilogía del 7 II - Nora Roberts

No Comments



Después de algunos días de tener abandonado el blog, decidí que hoy sería bueno contarles sobre la percepción que tengo cuando leo varios libros del mismo escritor. Y lo voy a hacer, porque siento que tengo un bloqueo para escribir sobre la historia que actualmente estoy leyendo y que me tiene sin ánimos de continuarla.  

Existen varias cosas que atrapan a un lector, redacción, coherencia en la historia, que la trama principal no se pierda, los personajes, que uno sienta afinidad hacia algunos de los personajes (sin importar el género literario) y que esa afinidad se mantenga hasta llegar al final.

He leído varios libros de la famosa autora Nora Roberts y casi todos tienen un patrón en los personajes que al principio resulta interesante, pero luego se hace aburrido.

La mayoría de sus protagonistas son, mujeres emprendedoras y completamente independientes, que en algún momento de la historia se vuelven conflictivas.

Les voy a poner un ejemplo fácil del libro que me estoy leyendo “El Bosque de Hollow”. Hay una escena en la que Layla decide acostarse con Fox y se lo comunica. Fox, que deseaba que eso ocurriera desde casi al inicio del libro, decide darle a Layla una “noche especial”.

Hasta ahí vamos bien. El asunto se complicó cuando Layla regresó a su casa y sus amigas le preguntaron qué tal le fue en la noche y luego intentaron investigar si ella sabía algo de la teoría de Fox para matar al demonio que él, junto con sus dos amigos de la infancia Caleb y Gage liberaron cuando eran niños.

Eso para Layla fue como si la hubiesen traicionado, pasó todo el día en la oficina (porque además es la secretaria de Fox) esperando el momento adecuado para exigirle una explicación. Durante la hora de almuerzo, va a la oficina de él y luego de conversar varios asuntos ella le dice:

“—Quinn me dijo que se suponía que anoche te ibas a reunir con Cal y Gage porque querías hablarles sobre una teoría que se te ocurrió.

—Sí, pero después me hicieron una proposición mejor, así que… ¿Te molesta?

—No sé. Depende. Pero ciertamente me desconcierta que tuvieras una idea que te parecía que valía la pena discutir con tus amigos hombres y no la comentaras conmigo.

—La habría discutido contigo, pero anoche estaba disfrutando de los mutuos orgasmos múltiples que nos proporcionamos.”

Después de una respuesta así, yo me quedaría muda, abriría una lata de Coca-Cola tomaría un sorbo y mientras, pensaría que soy la mujer más estúpida del universo por comportarme de esa forma. Luego, le diría que está en lo cierto y que merece una disculpa.

Layla decidió enfrascarse un poco más en el tema, hasta que Fox se molestó, con toda razón.

Y con un ejemplo como este puedo decir, que una historia que prometía mucho en el primer libro, se está volviendo muy aburrida porque no encuentro una conexión con Layla y cada acción que ella realiza me parece más de lo mismo. Sin contar que la historia en sí, las apariciones del Demonio y sus ataques, han perdido el encanto y el suspenso que generaban.

Todavía me quedan por lo menos 200 páginas por leer antes de poder dar las palabras finales y un libro más “La Piedra Pagana”, que sería el final de esta trilogía y que ojalá me anime a leer.


¡Hasta la próxima!

0 comentarios

Publicar un comentario