Hermanos de Sangre - Trilogía del 7 I - Nora Roberts.

No Comments

Ayer un amigo me preguntó si Nora Roberts escribe novelas Rosa o de Misterio. “Escribe ambas” respondí. Esta es una inquietud que tienen muchos lectores acerca de la autora. Bien, me he leído algunas novelas Rosa de Nora Roberts y las califico como buenas, pero un poco repetitivas en ciertos asuntos que contaré en algún otro momento.
Cuando cayó en mis manos Hermanos de Sangre, descubrí que me gustaba más la parte misteriosa de Nora.
Este libro pertenece a la Trilogía del Siete, conformados por: Hermanos de Sangre, El bosque de Hollow y La piedra Pagana.
La historia empieza con tres niños que son amigos de toda la vida y viven en un pueblo llamado Hawkins Hollow. Caleb, Fox y Gage, cumplen años el mismo día y en la víspera de su décimo cumpleaños, deciden celebrarlo en un lugar prohibido en las profundidades del bosque.
Encuentran un sitio en donde acampar para pasar la noche, a ellos les pareció genial el lugar y me habría gustado saber, si sus padres habrían opinado lo mismo de haber estado al tanto de los planes de los chicos.
El sitio en cuestión era una piedra saliente en el medio de un círculo de tierra oscuro. Cerca de las doce de la noche, a uno de ellos, Caleb, quien parecía ser el más centrado de los tres, se le ocurrió la brillante idea de proponerle a sus amigos hacer un juramento con sangre. Caleb sugirió que el hecho de haber nacido el mismo día los convertía en “especiales” y que debían hacerlo aún más especial para así convertirse casi en verdaderos hermanos.
Las palabras del juramento fueron estas:
“Nacimos hace diez años. La misma noche, a la misma hora, en el mismo año. Somos hermanos. En la Piedra Sagrada, juramos lealtad, verdad y hermandad entre los tres. Y mezclamos nuestra sangre para cerrar el pacto.”
¡Bonita idea la de los niños! La sangre de los tres se mezcló y algunas gotas cayeron encima de la piedra y de la tierra circundante, liberando a un demonio que, años después, sigue azotando al pueblo y nadie sabe cómo detenerlo.
No me gustaría, en lo absoluto, vivir o visitar un pueblo así. En donde una noche, durmiendo en un hotel, se me aparece en la ventana un niño con dientes afilados y ojos rojos, súmenle a eso, la risa diabólica. Eso es exactamente lo que le ocurre a Quinn, una mujer que investiga hechos paranormales y decide ir a pasar un tiempo en el pueblo para recolectar datos y luego escribir un libro al respecto. Su curiosidad despierta al enterarse que en ese lugar ocurren sucesos extraños cada siete años.
Layla es una mujer que ha vivido en Nueva York y que un buen día decidió recoger sus cosas y largarse a un pueblo que ni si quiera sabía que existía. Ella y Quinn se hacen buenas amigas y luego se les une Cybil quien es amiga de Quinn y le encanta investigar sucesos extraños.
Caleb, ahora es un hombre responsable y administra una bolera que ha pertenecido por generaciones a su familia, que también fueron fundadores del pueblo. Fox, se convirtió en abogado y Gage, el adorable Gage, es un trotamundos que vive de jugar al póker. ¡Ya saben quién se convirtió en mi personaje favorito ¿no?!
Esos seis personajes empiezan a unir sus conocimientos y descubren que todos, tienen un nexo con algunas de las personas que 300 años antes habitaron Hawkins Hollow.
Es una trama que atrapa, crea suspenso y en algunas escenas mucho miedo. Me faltan pocas páginas para concluir la primera etapa de esta trilogía cargada de misterio y todos los personajes me han parecido fantásticos, unos en mayor escala que otros.
Definir con cuál de las chicas me identifico más no me resulto difícil, Cybil. Aunque debo admitir que Quinn y yo nos parecemos en algunas cosas. Layla me parece una mujer débil e insegura.
En cuanto a los chicos, Caleb es respetuoso, galante y bien parecido. Fox no deja de parecerse a Caleb, pero es un poco más relajado. Y el que me encanta es Gage que hace lo que le da la gana, sin dejar de ser respetuoso y leal a sus amigos, y su humor es sarcástico, cosa que me encanta.

¡Hasta la próxima!

0 comentarios

Publicar un comentario